jueves, 2 de febrero de 2017

1º de Bachillerato: Cuestión de literatura nº 10: La Prosa renacentista

La nueva sociedad renacentista se basa en un cambio de mentalidad y en unas ideas que se transmiten a través de las obras de los humanistas
Portada del Diálogo de la Lengua,
de Juan de Valdés
Este hecho da origen a una importante corriente de prosa didáctica, centrada precisamente en la discusión y difusión de las nuevas ideas. Uno de los géneros didácticos más cultivados en el XVI son los diálogos. Las preocupaciones religiosas, muy vivas en la época, originan dentro de esa corriente un conjunto de obras que tratan específicamente sobre la experiencia religiosa.
Por otra parte, los importantes acontecimientos que se suceden en el siglo XVI, como la conquista de América, dan origen a libros de carácter testimonial, a veces autobiográfico.
El estilo de esta nueva prosa renacentista, al igual que ocurre en otros géneros, sigue el modelo de naturalidad y sencillez defendido por la mayor parte de los humanistas y expresado en una de las obras esenciales del Renacimiento: Diálogo de la lengua, de Juan de Valdés.
Pero, además, en el siglo XVI se cultiva abundantemente la prosa narrativa. Esta narrativa de ficción presenta a su vez dos tendencias: una de naturaleza idealizada (como la narrativa pastoril,  los libros de caballerías o los relatos moriscos) y otra de corte realista (la novela picaresca, como el Lazarillo o algunas narraciones cortas). Pero, además, en el límite del siglo XVI se gesta la escritura del Quijote, la obra maestra de la narrativa española, que se publicará en 1605.

La imprenta había sido inventada a mediados del siglo XV y los humanistas vieron en ella un vehículo idóneo para difundir las nuevas ideas por toda Europa. Para ello se recupera el diálogo, utilizado ya en la Grecia clásica por filósofos como Platón. Este género se basa en una ficción: varios personajes se reúnen para hablar sobre distintos temas y cada uno va expresando de forma razonada su punto de vista, lo cual permite el contraste de pareceres y opiniones.

La Prosa histórica: la Historia cobra una gran importancia en el Renacimiento. Por un lado, surgen historiadores vinculados a la corte, dado que los monarcas sienten el deseo de dejar testimonio de los hechos de su época.
A lo largo del siglo XVI, la prosa narrativa se convirtió en un género con gran aceptación. Del prerrenacimiento proceden los libros de caballerías (textos fantásticos sobre las hazañas de un caballero) y las novelas sentimentales, que en esta época adquieren un gran éxito.
  • Ya en la segunda mitad del siglo X
    Interior de un harén,
    motivo de la novela morisca
    VI se desarrollaron las nuevas formas de la narrativa renacentista; entre ellas destacan las siguientes manifestaciones: 
  1. La novela pastoril se centra en el relato de historias amorosas de pastores. 
  2. La novela bizantina (o de aventuras) que tiene su origen en la literatura griega.
  3. La novela morisca, que se basa en el relato de las luchas y la convivencia entre musulmanes y cristianos. 
  4. La novela picaresca. Este tipo de narrativa, iniciada por el Lazarillo, forma parte de la tendencia realista de la prosa del XVI.
          La prosa de contenido religioso. Alrededor de la religión se escriben en el Renacimiento numerosos tratados y obras en los que se aborda la experiencia religiosa desde un punto de vista personal. Entre los escritores que tratan en prosa este tema destaca Teresa de Cepeda y Ahumada, Santa Teresa de Jesús (Gotarrendura, Ávila 1515-Alba de Tormes, Salamanca 1582), quien representa, junto a San Juan de la Cruz, la cumbre de la mística española. Sus principales obras son El castillo interior o Las moradas y Camino de perfección

          En este enlace tienes la cuestión completa.

          No hay comentarios:

          Publicar un comentario